Tomarse de la mano es algo ordinario que vemos y hacemos todos los días. Puede significar amistad, amor o matrimonio. Sin embargo, este pequeño y común comportamiento desencadena reacciones químicas en nuestras mentes que nos hacen sentir amados, felices, cuidados y respetados.

Hoy en día, la comunicación no verbal es importante para entender el comportamiento humano. Cogernos de la mano es una de las maneras fundamentales en que podemos tener un impacto positivo en nuestras vidas. Cuando nos damos la mano, los nervios de nuestra piel se comunican con nuestro sistema nervioso central, produciendo hormonas que nos hacen sentir agradables y cálidos. Hay mucho más, por supuesto, y nuevos estudios continúan explorando los efectos psicológicos positivos del contacto humano hoy en día.

Aquí hay siete beneficios de cogerse de la mano que tal vez no te hayas dado cuenta de que existían:

Cogerse de la mano es un gran alivio del estrés

El hecho de darse la mano con la pareja disminuye el nivel de una hormona del estrés llamada cortisol. Incluso el contacto con un amigo o un compañero de equipo puede hacernos sentir más contentos, conectados o mejor sobre nosotros mismos. Cuando estamos estresados, un ligero toque en la mano puede ayudar a aliviar el esfuerzo, tanto físico como mental. Nuestra piel también se vuelve más sensible cuando el cortisol atraviesa nuestro torrente sanguíneo, por lo que el toque de una mano amiga tendrá un impacto significativamente mayor. La concentración más grande de terminaciones nerviosas se encuentra en el interior de las manos y las puntas de los dedos.

Por lo tanto, la próxima vez que tengas un día realmente difícil, reúnete con tu pareja o un amigo y alivia el día estresante con ellos.

Cogerse de la mano estimula el amor y la unión

La oxitocina es la hormona que está detrás de este beneficio. La oxitocina fortalece la empatía y la comunicación entre parejas que están en una relación, lo que ha demostrado ser un factor que contribuye a que las relaciones sean felices y duraderas. Cogerse de la mano con la pareja mejorará la relación y creará un vínculo que tendrá un impacto significativo en la calidad de la misma.

Las parejas que tienen relaciones felices se dan la mano automáticamente, a veces sin darse cuenta, debido a un hábito desarrollado por sus sistemas nerviosos. Tomarse de la mano produce la oxitocina, que nos hace sentir más felices y más queridos.

Tomarse de la mano es genial para el corazón

Además de aliviar el estrés, tomarse de la mano con la pareja disminuye la presión arterial, que es uno de los principales contribuyentes a las enfermedades cardíacas. Cuando estrechamos los dedos con nuestros seres queridos, no sólo aliviamos el estrés y mejoramos nuestras relaciones, sino que proporcionamos una sensación cómoda que ayuda a nuestro corazón. El poder de un contacto cálido va más allá de los beneficios para la salud del corazón; un estudio de Behavioral Medicine respalda esta afirmación.

Tomarse de las manos alivia el dolor

Mientras que aguantan el dolor, los humanos tienen el reflejo natural de tensar sus músculos. Piensa en el parto, los maridos están típicamente dentro de la sala de partos sosteniendo la mano de su esposa mientras ella está pasando por el momento del parto. El reflejo de agarrar la mano de nuestra pareja es algo natural: Siempre es más fácil soportar el dolor mientras tomas de la mano a tu alma gemela.

Cogerse las manos combate el miedo

¿Recuerdas la escena horrible de la última película de terror que te hizo querer saltar de la silla? Afortunadamente, tu amor estaba contigo para tomarte de la mano y hacerte sentir seguro. El cerebro humano responde a la estimulación repentina usando adrenalina; esta estimulación hace que nuestra sangre bombee y libere altos niveles de cortisol por todo nuestro cuerpo.

Durante estos momentos, nuestra reacción natural es darnos la mano con alguien en quien confiamos. Varía de persona a persona, pero una gran parte de las mujeres agarrarán instantáneamente la mano de su pareja. Esa es la forma intuitiva de combatir los nervios.

Agarrarse de la mano proporciona una sensación de seguridad

El simple hecho de sostener la mano es una fuente de seguridad y comodidad para los niños pequeños. ¿Recuerdas cuando tus padres te enseñaron a cruzar la calle o a caminar por una acera llena de gente? ¿O cuando estabas aprendiendo a montar en bicicleta? La inseguridad desaparece cuando tenemos una mano que sostener y nos permite vencer más fácilmente los obstáculos. La seguridad que los padres proporcionan a sus hijos al tomarles de la mano da forma al comportamiento de los niños y a su manera de pensar.

Además, la sensación de seguridad es mutua; los padres también se sienten más seguros cuando sus hijos están a su alcance.

Cogerse de la mano es simplemente cómodo

A todo el mundo le encanta el confort. La sensación de agarrarse de las manos a menudo proporciona una sensación cómoda mientras se da un paseo con la persona amada. Un buen ejemplo es tomarse de la mano dentro del bolsillo de la chaqueta para calentarlos en esas noches frías de diciembre cuando se decide dar un paseo por la nieve con la pareja. Incluso con guantes, nos encanta cogernos de la mano. Nos une; nos proporciona sensaciones hermosas y nos da tiempo de calidad con las personas que nos importan.

¿Con qué frecuencia te tomas la mano a tu pareja?

Cogerse de la mano es un calmante del dolor, una fuente de seguridad y una cura para el estrés. ¿Disfrutas de la reconfortante sensación de cogerte de la mano? Ahora tienes siete razones para hacerlo más a menudo.