Escribir un diario es una herramienta poderosa que puede ayudar a mejorar el cerebro y la mente para que tengas más éxito, pienses con más claridad y alcances tus metas.

El diario es una de las principales estrategias que contribuyen al éxito de muchos empresarios y personas de alto rendimiento dentro y fuera del lugar de trabajo.

Tal vez no estés seguro de cómo empezar con el hábito de escribir en un diario, o tal vez estés buscando ideas sobre la manera de aprovechar un diario para mejorar el cerebro y maximizar tu productividad y felicidad.

En este artículo, analizaremos las 15 mejores ideas de diarios que puedes usar para enfocar tu cerebro:

Establece una estructura para tu diario

Si la idea de abrir un diario en blanco y tratar de averiguar qué escribir ese día te parece desalentadora, entonces no temas. Una de las ideas más simples para evitar tener que pensar sobre qué escribir en tu diario es crear una estructura que funcione bien para ti.

Primero, piensa en cuál es tu meta con el diario. ¿Es para aumentar la productividad? ¿Ser más creativo? ¿Desestresarte?.

Conocer la razón por la que se está escribiendo un diario te ayudará a crear una estructura para el tuyo. Puedes crear una lista de preguntas que quieras responder cada día o pasos a seguir.

Por ejemplo, se puede estructurar de la siguiente manera:

  • ¿Por qué estoy agradecido hoy? (Dar 5 ejemplos significativos).
  • ¿Cuáles son las 3 tareas principales que necesito realizar hoy?.
  • ¿En qué objetivos estoy trabajando actualmente?.
  • ¿Cómo quiero mejorarme hoy?.

Inspírate con otras personas que escriben un diario y comienza a implementar la estructura que mejor se adapte a ti. Tener una estructura fija que se utiliza todos los días puede hacer que el diario sea más efectivo y más fácil de seguir.

Usa listas de cosas por hacer para hackear tu dopamina

Muchas personas utilizan el diario como una manera de administrar sus tareas creando listas. Una estrategia para hackear el cerebro es tachar las tareas realizadas con tinta roja.

Esto puede parecer una tontería, pero cuando tu cerebro reconoce la tinta roja brillante tachando una tarea que se ha realizado, ayuda a estimular la liberación de dopamina, el neurotransmisor de recompensa y motivación.

La dopamina es lo que te permite sentir la recompensa de cumplir una tarea, pero también te ayudará a aumentar la motivación, lo que puede empujarte a ser más productivo, enfocado y motivado para continuar con tu diario.

Escribe sólo una frase (en serio)

Para algunos, la idea de tener que sentarse durante más de 5 minutos y escribir una historia larga en cada ocasión puede hacer que el diario se perciba más como una tarea que como un hábito útil.

No hay reglas ni requisitos para llevar un diario. No necesitas al menos 500 palabras con una introducción, cuerpo y conclusión. Si quieres, puedes hacer tan sólo una frase.

Tal vez es un día ocupado y simplemente no tienes el tiempo que del que usualmente dispones para sentarte y hacerlo. Escribir sólo una o dos oraciones puede ayudar a que tu cerebro continúe con el hábito de escribir un diario para que se mantenga. También puede quitarte algo de presión de sentir que tienes que escribir más, sólo porque eso es lo que «se supone» que tienes que hacer.

Además, permitirte escribir menos fuerza a tu cerebro a concentrarse en lo que es importante. Si sólo tienes unas pocas frases que escribir, lo más probable es que no escribas sobre lo que quieres almorzar, te concentrarás en lo que es realmente importante en ese momento.

Termina tu anotación con tus metas principales (día, mes, vida útil)

Una gran idea para realizar una perfecta transición entre el diario y el comienzo del nuevo día es terminar el registro en el diario con los objetivos o tareas principales que tenemos para el día siguiente. Esto ayuda a preparar el cerebro para el día de mañana.

También puedes incluir tus metas más grandes para el mes, el año o incluso para tu vida. Al escribir tus metas regularmente, ayudas a orientar tu cerebro y tus decisiones hacia la dirección de tus metas.

Es el recordatorio constante de lo que estás haciendo para lograrlo lo más rápido posible.

Termina el día escribiendo

Muchas personas que escriben por primera vez un diario tienen la impresión de que es necesario hacerlo a primera hora de la mañana. Aunque escribir un diario a primera hora de la mañana es genial, no es necesario.

Muchas personas eligen escribir un diario por la noche como una forma de liberarse del día y establecer el ritmo para el día siguiente.

Escribir en un diario por la noche también puede ayudarte a desestresarte y a anotar cualquier cosa que te pueda estar molestando desde el comienzo del día, para que puedas quitártelo de la cabeza, ponerlo en un papel y poder dormir bien.

Practicar la gratitud

Los estudios muestran que practicar la gratitud realmente ayuda a que tu cerebro mejore. Ayuda a activar tu hipotálamo, que es parte del sistema límbico, para ayudarte a regular mejor tus emociones, comportamientos e incluso a mejorar tu motivación.

Practicar la gratitud a primera hora de la mañana ayuda a tu cerebro a obtener una perspectiva positiva para comenzar el día. Contribuye a que busques lo bueno en el día, en lugar de sólo prepararte para lo peor.

Esta idea es increíblemente simple de implementar. Simplemente escribe de 3 a 5 cosas por las que estés agradecido. Puedes expresar gratitud por personas, experiencias, circunstancias, eventos o beneficios por los que tienes motivos para estar agradecido.

Mientras más gratitud puedas sentir, mejor, (la reciente promoción laboral que te permite a ti y a tu cónyuge viajar más) en lugar de encontrar razones genéricas (comida, agua, refugio). Aunque te sientas agradecido por esas cosas, puede que no repercutan tan profundamente.

Escribe una cosa positiva que sucedió en tu día

En lo que te concentras se vuelve poderoso en tu cerebro. ¿Alguna vez has tenido un buen día pero no pudiste superar el único acontecimiento malo que ocurrió?.

Nuestro cerebro está entrenado para mirar hacia lo negativo como una respuesta protectora natural, pero puedes volver a entrenar tu cerebro para concentrarte en lo positivo.

Cuando escribes una o más cosas positivas que sucedieron ese día, ayudas a tu cerebro a enmarcar el día en una luz positiva y realmente entrenas tu mente para que se concentre en los aspectos positivos de tu día en lugar de los negativos.

Afirmaciones

Tus pensamientos pueden cambiar tu cerebro. Las afirmaciones son una herramienta útil para reeducar los pensamientos. Las afirmaciones son refuerzos positivos para empujar tu cerebro en la dirección que deseas.

¿Quieres tener más confianza? Puedes escribir una lista de afirmaciones como una manera de volver a ejercitar el cerebro para creer lo que quieres creer. He aquí algunos ejemplos de afirmaciones:

  • Tengo plena confianza y seguridad en mí mismo.
  • Estoy radiante de confianza y autoconfianza.
  • No dejo que mis inseguridades me impidan alcanzar mis metas.

Escribe algunas palabras de gratitud cada mañana para dirigir tu cerebro en la dirección de tus metas para comenzar el día.

Reafirma tu propósito y misión

¿Por qué te despertaste hoy?.

¿Cuál es el propósito y la misión de tu día? ¿Estás trabajando actualmente en dirección hacia una meta específica?.

Ser capaz de declarar tu misión y propósito ayuda a establecer la intención para el día que tienes por delante de modo que cada acción y elección que hagas se dirija hacia el objetivo.

Esto te permite ser capaz de decir no a las actividades que pueden estar alejándote de la meta.

Descarga tu estrés

Todos tenemos esos momentos difíciles y desafiantes que la vida inevitablemente nos depara. Muchas veces, tenemos la tendencia de aferrarnos a ese estrés y rumiar sobre él. Mantenerse en ese estrés puede comenzar a afectar no sólo nuestra vida laboral sino también nuestra vida personal.

El estrés crónico es uno de los mayores asesinos de la salud y el rendimiento cerebral. Las investigaciones muestran que el estrés crónico o extremo puede hacer que tu cerebro se contraiga.

¿Alguna vez te has sentido menos estresado después de hablar con alguien sobre los retos a los que te enfrentas? Descargar el estrés en un diario es una estrategia similar.

Al descargar el estrés en el diario, se puede ayudar al cerebro a desestresarse e incluso a obtener una perspectiva diferente del problema.

Reflexionar sobre los apuntes antiguos

Si estuviste tratando de perder peso durante varios meses y sentiste que no obtuviste los resultados que esperabas, pero luego decidiste pesarte, es posible que te des cuenta de que en realidad perdiste más peso del que pensabas.

El cambio ocurre lentamente y muchas veces no nos damos cuenta de cuánto hemos crecido en los meses o años que han pasado.

Un aspecto útil de llevar un diario es que después de haber estado practicando el hábito durante algún tiempo, puedes reflexionar sobre las entradas antiguas.

Reflexionar sobre las viejas anotaciones del diario le da a tu cerebro una visión general de ese cambio que ha ocurrido desde la vieja anotación hasta ahora, lo cual puede ayudar a motivarte a seguir adelante.

Lluvia de ideas

¿Actualmente te sientes atascado en un problema y no estás seguro de cuál va a ser el siguiente mejor paso? Llevar un diario puede ayudar al cerebro a obtener más claridad sobre la mejor solución.

Ser capaz de exponer todos los aspectos del problema en papel puede ayudar a tu cerebro a trabajar mejor el problema para que puedas llegar a la mejor solución más rápido y más fácil que tratar de procesarlo sólo en tu cabeza.

Mirar el mismo problema a través de una lente diferente te da una imagen completamente nueva que puede ayudarte a resolverlo.

Contar una historia

La creatividad es como un músculo: si no se usa, se pierde. A tu cerebro le encanta la rutina, pero si haces la misma rutina una y otra vez, tu cerebro no cambia.

En lugar de tu rutina normal de escribir un diario, mézclalo contando una historia. Esto entrena el cerebro para ser más creativo, adaptable y cambiante.

Escribir una historia ayuda a tu mente a liberarse de la rutina y a empezar a pensar fuera de la caja. Esto puede ayudar a mejorar la creatividad en otros aspectos de tu vida también.

Facturación con tus objetivos

Como discutimos anteriormente, muchos usan su diario como un lugar para escribir sus metas. A medida que avanza, es posible utilizar los asientos para comprobar cómo se está llegando hacia el logro de los objetivos.

Tal vez te das cuenta de que no estás tan cerca de tu meta como esperabas. Debajo de tu descubrimiento, escribe algunos pasos de acción para que vuelvas a encaminarte hacia el logro de tus metas.

Crear una visión convincente

Si quieres estar más motivado, entonces necesitas algo convincente a lo que aspirar.

Rara vez se alcanzan metas o destinos poco claros. Cuanto más clara sea la visión, más fácil será para tu cerebro visualizar y lograr ese resultado.

En un mundo perfecto, ¿cuál sería tu futuro ideal? ¿Dónde vivirías? ¿Cuánto dinero estás ganando? ¿Qué tipo de coche conduces? ¿A dónde vas a viajar?.

Crear este futuro convincente es una idea divertida para ayudar a tu cerebro a estar más motivado para lograrla.

Dedicar algo de tiempo a escribir un diario

Como todo lo demás, los diarios mejoran con el tiempo y la práctica.

Al principio, es posible que te sientas un poco incómodo, pero con el tiempo encontrarás el ritmo y la rutina que mejor se adapte a tus objetivos, tu estilo de vida y tu personalidad.

Si estás listo para llevar tu diario al siguiente nivel, comienza a incorporar estas 15 ideas hoy mismo.