“Hay días en los que dejo caer palabras de consuelo sobre mí como hojas que caen y recuerdo que es suficiente que me cuide solo.” ~Brian Andreas

¿Alguna vez olvidaste cuidarte? Lo sé. Estás ocupado, y encontrar el tiempo para cuidar de ti mismo puede ser difícil. Pero si no lo haces, no pasará mucho antes de que seas golpeado por el agotamiento y te encuentres en una niebla mental donde es difícil preocuparte por algo o por alguien.

Hace algunos años, tenía un trabajo corporativo en Madrid, trabajando una semana de 60 horas. Disfruté trabajando con mis clientes y colegas, y quería hacerlo bien. Pero no tenía vida.

Rara vez me cuidaba a mí mismo, y siempre estaba enfocado en las metas, los logros y la satisfacción de las expectativas excesivas que tenía de mí mismo. Mi alta tolerancia a la incomodidad significaba que hacía malabares con todas las pelotas que tenía en el aire, pero a expensas de ser un ser humano completo.

Así que tomé una decisión inusual. Dejé mi trabajo y me mudé a Tailandia para trabajar como freelancer en muchos países y empresas diferentes, lo que me permitió establecer mis propios horarios y compromisos.

Comencé a cuidarme mejor, programando tiempo a solas, para hacer ejercicio y para divertirme. Llegué a conocerme mejor y a saber lo que necesitaba, no sólo para funcionar, sino para prosperar. Pero, ¿adivina qué?

A finales del año pasado, pasé la Navidad solo en la cama, completamente agotado. ¿Por qué sucedió esto?

Bueno, yo había estado administrando mi sitio web y haciendo consultoría en siete países durante dos meses sin parar. Olvidé cuidarme otra vez, y tengo un caso de faringitis estreptocócica.

El autocuidado no es un acuerdo de un solo uso

La amigdalitis estreptocócica fue un duro recordatorio de que el autocuidado no es algo que se hace una sola vez y se marca en la lista de terminados.

Es la repetición constante de muchos hábitos diminutos, que juntos te calman y aseguran que estés en tu mejor momento, emocional, física y mentalmente.

La mejor manera de hacer esto es implementar pequeños hábitos de autocuidado todos los días. Incluir regularmente en tu vida un poco de amor y atención por tu propio cuerpo, mente y alma.

Las siguientes ideas son pequeñas actividades de autocuidado que se pueden realizar en poco tiempo, y por lo general a un bajo precio.

Elige uno de cada categoría e inclúyelos en tu vida esta semana.

Pequeñas ideas de autocuidado para la mente

  1. Comienza un archivo de cumplidos. Documenta las grandes cosas que la gente dice de ti para leerlas más tarde.
  2. Tacha a un merodeador de tu lista de cosas por hacer, algo que ha estado ahí por años y que nunca harás.
  3. Cambia la manera de tomar decisiones. Decide algo con el corazón si normalmente usas la cabeza. O si tiendes a ir con tu corazón, decide con tu cabeza.
  4. Ve a ver las nubes. Acuéstate boca arriba, relájate y observa el cielo.
  5. Toma otra ruta al trabajo. Mezclar tu rutina de pequeñas formas crea nuevas vías neurales en el cerebro para mantenerlo saludable.
  6. Presta atención a algo que haces normalmente en piloto automático, como lavarte los dientes, conducir, comer o realizar tu rutina matutina.
  7. Haz el tonto un rato. Programa cinco minutos de “juego” (actividad no dirigida) varias veces a lo largo del día.
  8. Crea un hábito deliberado, y rutiniza algo pequeño en tu vida haciéndolo de la misma manera cada día. Lo que llevas los martes, por ejemplo.
  9. Arregla una pequeña molestia en casa que te ha estado fastidiando: un botón perdido, un cajón atascado, una bombilla que no enciende.
  10. Marca tu día con una minimeditación, con un minuto de conciencia de tus pensamientos, sentimientos y sensaciones; un minuto de atención enfocada en la respiración; y un minuto de conciencia del cuerpo como un todo.
  11. Sé egoísta. Haz una cosa hoy sólo porque te hace feliz.
  12. Haz un mini vaciamiento. Recicla tres cosas de tu guardarropa que no te gustan o que no usas regularmente.
  13. Desconectar durante una hora. Cambia todo al modo avión y libérate de los constantes ataques de los medios sociales y el correo electrónico.
  14. Sal de tu zona de confort, aunque sólo sea hablando con un extraño en la parada del autobús.
  15. Edita tus feeds de medios sociales y elimina a cualquier persona negativa. Puedes simplemente “silenciarlos”; no tienes que borrarlos.

Pequeñas ideas de autocuidado para el cuerpo

  1. Dale a tu cuerpo diez minutos de atención atenta. Use la técnica de escaneo corporal para revisar cada parte del cuerpo.
  2. Oxigenarse con tres respiraciones profundas. Respira dentro de tu abdomen y deja que el aire salga por tu estómago y pecho.
  3. Ponte a bailar. Pon tu disco favorito y sacude tu culito.
  4. Estira. Si estás en el trabajo, siempre puedes ir al baño para evitar miradas extrañas.
  5. Corre (o camina, dependiendo de tu salud física actual) por unos minutos. O sube y baja las escaleras tres veces.
  6. Reduce tus opciones de comida. Elige dos desayunos, almuerzos y cenas saludables y rota durante la semana.
  7. Activa tu sistema autocalmante. Acaricia tu propio brazo, o si te sientes muy raro, hidrátate.
  8. Conócete a ti mismo íntimamente. Mírate desnudo con amor y sin juzgarte. (¡Usa un espejo para asegurarte de que llegues a conocer todo)
  9. Haz un pequeño cambio en tu dieta durante la semana. Toma un vaso extra de agua cada día, o come una porción extra de vegetales en cada comida.
  10. Dale un gusto a tu cuerpo. Elige algo de tu guardarropa que te haga sentir bien.
  11. Quédate quieto. Siéntate en un lugar verde y estate callado unos minutos.
  12. Toma quince minutos de sol, especialmente si estás en un clima frío. (Usa protector solar si es necesario.).
  13. Inhala un olor alegre. Prueba la hierbabuena de menta para suprimir los antojos de comida y aumentar el estado de ánimo y la motivación.
  14. Diviértete un poco. Lee un par de tiras cómicas que te gusten. (Para inspirarte, prueba Calvin y Hobbes, Dilbert o xkcd.)
  15. Duerme una siesta rápida. De diez a veinte minutos puede reducir la deuda de sueño y dejarte listo para la acción.

Pequeñas ideas para el cuidado personal del alma

  1. Imagina que eres tu mejor amigo. Si lo fueras, ¿qué te dirías ahora mismo? Mírate al espejo y dilo.
  2. Usa tu trayecto para una “Búsqueda del tesoro de la belleza”. Encuentra cinco cosas hermosas inesperadas de camino al trabajo.
  3. Ayuda a alguien. Lleva una bolsa, abre una puerta o recoge un cartón de leche extra para un vecino.
  4. Comprueba tus emociones. Siéntate tranquilamente y nombra sin juzgar lo que sientes.
  5. Escribe tus pensamientos. Tómate 15 minutos para cualquier cosa que te moleste. Entonces déjalo ir mientras quemas o tiras el papel a la basura.
  6. Elige con quién pasas tu tiempo hoy. Salir con ” irradiadores ” que emiten entusiasmo y positividad, y no ” drenadores ” cuyo pesimismo y negatividad roban energía.
  7. Acaricia a una mascota. Si no tienes una, ve al parque y encuentra una. (¡Pregunta primero!).
  8. Obtén comentarios positivos. Pídele a tres buenos amigos que te digan qué es lo que aman de ti.
  9. Haz una pequeña conexión. Conversar con alguien que esté en el sector de atención al cliente, como un vendedor o un camarero.
  10. Sorprendete un poco. Compra un pequeño lujo como forma de valorarte a ti mismo.
  11. Tener una autocita. Pasa una hora a solas haciendo algo que te alimente (leer, tu pasatiempo, visitar un museo o galería, etc.).
  12. Ejercita una fortaleza de marca. Piensa en lo que eres bueno y encuentra una oportunidad para ello hoy.
  13. Llévate un spa a casa. Toma un largo baño o ducha, siéntate en bata y lee revistas.
  14. Pide ayuda, ya sea grande o pequeña, pero busca ayuda.
  15. Planea unas vacaciones de dos días para el próximo fin de semana. Apaga el teléfono, dile a la gente que estarás fuera y luego haz algo nuevo en tu propia ciudad.

Poco y a menudo gana el día. Con un poco de atención a tu propio cuidado, la niebla se disipará. Te sentirás más conectado a ti mismo y al mundo que te rodea. Te deleitarás en pequeños placeres, y nada parecerá tan difícil como antes.

Al igual que con el coche, debes mantenerte atento para asegurarte de que no necesitas una revisión completa.

Incorporar algunas de estas diminutas ideas de autocuidado en tu día te ayudará a mantenerte en sintonía.

¿Cuál intentarás primero?.